Catálogo / Nórdica Libros / Minilecturas

La buena gente del campo

O’Connor, Flannery
traducción: Marcelo Covián
editorial: Nórdica Libros
colección: Minilecturas
relato
8 €

ISBN:
9788492683406
Páginas:
72
Formato:
17 x 11 cm
Primera edición:
2011
Idioma:
spa
Idioma original:
eng

 

descargas

La buena gente del campo
51.7 KB

Flannery O’Connor fue una de las mejores escritoras de relatos de la literatura norteamericana del siglo XX y la crítica considera este relato, aparecido en la revista Harper’s Bazaar en 1955, como el más autobiográfico de la autora sureña.

En una zona rural de Georgia, la señora Hopewell dirige su granja con la ayuda del señor y la señora Freeman. La hija de la señora Hopewell, Joy, perdió una pierna en un accidente cuando era una niña, y ahora vive en casa con su madre. Con treinta y dos años de edad, Joy tiene un doctorado en filosofía, y en un acto de rebeldía cambia su nombre por el de Hulga. Un vendedor de biblias llegará al pueblo y Hulga creerá que tiene todo bajo control y que puede seducirlo… Poco después se dará cuenta de que Mainly Pointer no es «buena gente del campo.»

Los cuentos, francos y contundentes de O’Connor son cualquier cosa menos una moda. La novedad de sus mordaces cuentos reside en su asalto frontal a la sensibilidad del lector: no se trataba de los refinados cuentos del New Yorker sino de relatos en los cuales ocurre algo de magnitud irreversible, y a menudo la muerte por medios violentos. Joyce Carol Oates, The New York Times Review of Books



O'Connor, Flannery

O’Connor, Flannery

Flannery O’Connor (Savannah, 1925 - Milledgeville, 1964) Escritora estadounidense considerada como una de las mejores cultivadoras del relato en la segunda mitad del siglo xx. En sus textos indaga, desde una perspectiva cristiana, en la miseria espiritual del ser humano y en su rechazo de la salvación eterna. Aquejada desde 1951 de una grave enfermedad en la sangre, que le afectó los huesos de las piernas, y la obligó a andar con muletas, la desdichada escritora pasó los trece últimos años de su vida en la granja familiar de Milledgeville, dedicada a la creación literaria y a la cría de pavos reales.

Es considerada una integrante paradigmática de la generación de grandes escritores sureños. De hecho, buena parte de la crítica norteamericana contemporánea ha señalado las concomitancias existentes entre la vida y la obra de Flannery O’Connor y el mismísimo William Faulkner. En 1972 recibió el National Book Award por el conjunto de sus relatos.




0comentarios


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)
  • [Conectarse]